Sembrar testimonio, por la vida - Pinamar
  • Narrow screen resolution
  • Wide screen resolution
  • Wide screen resolution
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Martes 12 Nov 2019
Sembrar testimonio, por la vida Imprimir E-mail

Es algo que se mantiene con los años… me dijo Lula este verano. Me hablaba del árbol, de los árboles como testimonio vivo de algo que pasó, algo que hay que recordar para que no vuelva a pasar nunca más. Por eso este año el 25 vamos a regalar árboles y semillas a todos los que se acerquen, como una apuesta a la vida…

homenaje a cabezas sembrar testimonio

Desde hace 19 años, colegas, familiares y amigos de un reportero gráfico, comenzaron a plantar un árbol cada 25 de enero. Eso es porque a su compañero, su papá, su hijo, su esposo, su hermano, su amigo José, le quitaron la vida por sacar una foto.

Podés imaginarte eso?

Jose Luis Cabezas fue asesinado el 25 de enero de 1997 en Pinamar: le dieron dos tiros en la cabeza, lo rociaron con nafta y aún vivo lo prendieron fuego. Tenia 35 años y tres hijos: una niña de 6 años, el varoncito de 4 y una beba de 3 meses. Y una vida.

Desde allí sus ojos no dejaron de hablar, se transformaron en un ícono en defensa de la libertad de expresión: además de ese hombre que perdió su vida aquel día, ese crimen fue el peor atentado a la libertad de expresión desde la vuelta a la democracia en Argentina.

Si, si, fue acá, en Pinamar, no existían en esa época los celulares que muchos tenemos hoy para sacar fotos cuando queremos. Él era un profesional, y su foto fue tapa en una revista, y se publicó junto a mucha información reveladora de una parte muy oscura y corrupta del estado argentino. Por eso lo mataron, para cerrar también nuestros ojos.

A veces me pregunto por qué, ante tanta crueldad, no hay más gente los 25 de enero acompañando a sus colegas y familiares en la conmemoración de cada año. Será el verano? Será que sienten que ya no hay nada más que hacer? Será que duele demasiado? No los culpo de nada, no se qué será.

Sabés la historia del árbol?... me preguntó después Lula.

José era un tipo trabajador, sencillo, divertido, un poco petizón pero con mucho humor… Venía a Pinamar casi todos los fines de semana, aquí estaba su novia Cristina y él cubría gráficamente las temporadas.

Una de las cosas que más le gustaban a José eran los momentos de charlas, de asados, y en las noches las conversaciones junto al fuego después de la cena. Cuenta su amigo Guillermo Cantón:

"Cuando Cristina dejó el departamento donde habían compartido los sueños con José Luis, me dejó, en custodia, el único árbol que tenían. Una maceta chiquita con un árbol tímido que apenas había visto el sol.
Y acá lo tengo, al lado de la parrilla. El árbol creció, está sano, ya lo cambiamos a una maceta más grande y nos acompaña en todos los asados…"

Ese árbol que crece cuidado por su amigo, es una forma de recordarlo y compartir los momentos que a él tanto le gustaban. Una forma de resguardar la memoria a través de esa vida.

Desde allí nace la idea de, cada año, cada 25 de enero, multiplicar ese símbolo y sembrar uno nuevo.

A Lula, reportera gráfica, se le ocurrió que también se podía compartir eso con la gente, mucho más, y abrirse a su acompañamiento a través de multiplicar la vida: regalarles árboles y semillas a quienes se acerquen a esa humilde reunión del 25 para sembrar testimonio.

Por eso te esperamos.

Hay un árbol, el de José cuidado por su amigo.
Hay 18 árboles en Pinamar y este año serán 19.
Hay árboles en muchos lugares del país en homenaje a José.
Plantá el tuyo.

No sólo por José, sino también por un pueblo en paz, por tus hijos.
Y por el derecho humano básico que es la vida.
Esa es una de las cosas que podemos hacer.
Por encima de toda política partidaria, juntos, nosotros los colegas, los familiares, los amigos y vos.

Y cada vez que alguien vea tu árbol o te pregunte sobre él, contale la historia. Triste, si, pero con la convicción necesaria como para que una atrocidad así no vuelva a ocurrir nunca más.

Vení por tu árbol este lunes 25 de enero, estaremos ahí a las 20 hs, es un rato entre la playa y la cena, en Av. Bunge frente a la terminal, como todos los años: hablemos con nuestros ojos, y acompañemos con el corazón como nos invita Gladys Cabezas, su hermana.

Datos: Ninguno de los asesinos condenados por la justicia está en la cárcel por este crimen.
Si querés conocer más sobre el caso, ver testimonios y mirar algunas fotos tomadas por José Luis Cabezas te recomiendo visitar: Los Ojos Hablan

Roberto Bohmer - Noticias dpinamar.com.ar
19/1/2016

 
Compartir en Facebook