Carta abierta sobre Pinamar Imprimir

28/01/2015 Carta de Ing. Pascual Catanzaro, Turista Propietario, a las autoridades y legisladores del Municipio de Pinamar detallando varias dificultades que encuentra en las calles y el tránsito de nuestro partido: "Pinamar es una de las ciudades de veraneo más hermosas del país. Su diseño y el nivel de sus construcciones no tienen parangón. Asimismo, la elevada categoria de sus magnificas mansiones, asegura el ingreso de un importante caudal de recursos."...

"Se puede suponer que solo el 10% de sus calles son asfaltadas, por las que circulan casi la totalidad de los vehículos que residen en la temporada de verano.

calles y transito"Dado su carácter veraniego, una importante cantidad de gente se desplaza caminando hacia y desde la playa durante el día, generalmente con niños y enseres playeros.

"La gente camina al borde de la calzada por la que circulan los autos, que es extremadamente peligroso debido a que no existen y es casi imposible construir veredas. La arena sinuosa montada sobre los bordes de la calzada baja la definición de la línea de asfalto. No obstante la realidad es que la gente camina constantemente sobre este borde borroso mientras los vehículos pasan peligrosamente muy cerca de ellos.

"Durante la noche, numerosos grupos de jóvenes se desplazan de la misma manera, por todas partes, a los lugares en los que se concentran pero con un peligro enormemente mayor dado que este se potencia en virtud de la escasa iluminación y la ausencia total de la vestimenta reflectiva que sería adecuada para el caso pero de imposible imposición.

"La iluminación es pobre y aun aumentándola el riesgo seguiría siendo muy alto.

"Los caminos son con frecuentes lomas y la falta de adecuada señalización implica un altísimo riesgo. Las barrancas son muy peligrosas, y muchísimo más de noche, ya que no se pueden ver los vehículos que vienen en sentido contrario hasta el momento en que están prácticamente enfrentados encima de la loma, pero sin tener la elemental línea media que asegura la correcta posición de cada vehículo en la calzada.

"Todos los lomos de burro con pintura envejecida, gastada por el tiempo y la acción abrasiva de la arena, poco visible sobre todo de noche, provocando situaciones de muy alto riesgo de accidentes por frenadas intempestivas y maniobras violentas.

"De noche, hay tramos en donde no se distingue claramente el camino porque que es negro, contra un trasfondo muy oscuro, creando frecuentemente una enorme sensación de inseguridad al conductor y situaciones de altísimo riesgo frente a vehículos y transeúntes.

"De noche además, los focos del vehículo que viene en contra reduce la visión de manera instantánea, alarmante y peligrosa, creando situaciones de enorme tensión al conductor que puede realizar acciones inconscientes verdaderamente desastrosas.

"Definir, como en cualquier ciudad normal, solo el centro de la calzada de transito intenso con la línea continua amarilla o blanca intermitente es suficiente para orientar al conductor y reducir la posibilidad de accidentes probablemente en un 90%.

"Actualmente, enero de 2015, la línea central en la calzada, en la reducida extensión de calles en que se encuentra, está tapada por la arena en un 50% que solo puede ser retirada por barrido que en temporada solo podría ser realizado con maquinaria

"Señales luminosas reflectivas amuradas sobre la línea central de la calzada cada aproximadamente dos metros, que sobresalen 1 o 2 cm del pavimento serian visibles aun con arena, tanto de día como de noche, ya que producen señales visibles, sonoras y temblores muy perceptibles en el vehículo que ayudan a orientarse reduciendo al mínimo los riesgos de coaliciones con un costo de mantenimiento bajísimo.

"El costo de pintar líneas seria menor pero requiere mayor costo de mantenimiento dado que deben ser repintadas con frecuencia debido a su débil resistencia a la abrasión de la arena.

"Toda la población residente, turistas y la enorme cantidad de propiedades que pagan impuestos, aseguran una recaudación largamente superior al ínfimo costo que requiere adecuar razonablemente las mínimas señales de tránsito necesarias a solo el 10% de las calles de la ciudad (que son asfaltadas), para una circulación vehicular segura, adecuada a las más elementales reglas de la seguridad en el transito.

"Los contribuyentes pagan todo el año, pero la utilización de la estructura vial está sometida a la máxima exigencia solo tres meses en el mismo periodo. El deterioro entonces es menos que proporcional al ingreso de recursos de modo que es posible mantenerla en un estado de excelencia.

"La ínfima proporción de calles con línea central pintada existente revela que alguna vez fue atendido este elemental servicio de seguridad a la comunidad de la ciudad.

"Se aprovecha para señalar que al desplazarse hacia Carilo por los distintos caminos posibles, no existen elementales carteles que indiquen al conductor hacia dónde va cada camino. Esto se repite en todas las rotondas que tienen varias salidas en las que el conductor, particularmente turista, no tiene la menor idea de por cual tiene que salir.

"Una característica que dificulta la ubicación en la que se encuentra el turista es el particular diseño de la ciudad (no cuadrangular) que requiere permanente ayuda para desplazarse. Para ello es necesario, en las esquinas mas frecuentadas, la presencia de mapas de la ciudad que indiquen claramente en qué lugar se encuentra (USTED SE ENCUENTRA AQUÍ). Esta es además una muestra de respeto y ayuda que el turista agradece sin lugar a dudas.

"También es dable señalar que la policía de tránsito que hasta el año pasado atendía el cruce de Libertador y Bunge, entre otras, para ordenar en temporada la enorme circulación de vehículos y personas, ahora no está presente generando un enorme y peligroso descontrol verdaderamente incomprensible.

"Hace ya años que veraneamos en Pinamar. No observamos la ejecución de obras públicas tan significativas que requieran cuantiosas inversiones de orden municipal y que absorban tantos recursos como para que no sea posible destinar a la atención del tránsito los medios necesarios. El debido cuidado de las señales de tránsito es una obligación fundamental del municipio y no representa un costo significativo. Su descuido no puede atribuirse a la falta de recursos económicos. Seguramente las razones son otras que puedo imaginar pero no afirmar. El descuido es tan importante que debe ser inmediatamente atendido por las autoridades correspondientes y los legisladores municipales.

"Los habitantes y turistas de Pinamar apreciaran sin ninguna duda la acción de los funcionarios responsables del área, que a su vez tienen la oportunidad de mostrar profesionalismo, capacidad de acción y entusiasmo en la tarea para lo que la ciudadanía hace sus aportes.

"También es seguro que los funcionarios que concreten las tareas necesarias para presentar una ciudad con sus vías de comunicación prolijamente pintadas, con señales de tránsito elegantes, bien visibles y bien mantenidas, podrán mostrar orgullosamente su trabajo que será muy aprobado y agradecido por toda la población.
Atte.
Ing. Pascual Catanzaro
Turista Propietario"

 Noticias dpinamar.com.ar
28/1/2015